Seanest - Jan Van Parijs Propiedades

Pros y contras de invertir en vivienda

España tradicionalmente ha sido un país de compradores, por eso invertir en vivienda siempre es una buena opción. Estos son los pros y contras a tener en cuenta.

 

Según la consultora inmobiliaria internacional Knight Frank, el pasado año 2015 la inversión inmobiliaria en Europa creció en torno a un 10%. Estas cifras consolidan poco a poco la recuperación del sector del ladrillo y demuestran que la confianza de los inversores es mayor que nunca. Invertir en vivienda siempre ha sido una apuesta segura para muchas personas con capital suficiente para ello, ya que las ventajas son numerosas. Aún así, existen una serie de inconvenientes a tener en cuenta. Si estás pensando en invertir en la compra de casas o apartamentos estos son los pros y contras que has de valorar con anterioridad.

 

Pros de invertir en vivienda:

 

  • La rentabilidad: Esta ha sido siempre la principal razón por la que muchas personas invierten su dinero en la adquisición de propiedades inmobiliarias. La rentabilidad económica suele ser superior a la de otros productos financieros y, además, es el propietario el que decide cuándo la quiere obtener. Es decir, si necesita rentabilizar la inversión rápidamente puede optar por el alquiler, que según los expertos da unos beneficios brutos al año del 4’7%; mientras que si la recuperación de la inversión no es tan urgente, es preferible decantarse por la venta pasados unos años, que puede reportar alrededor de un 5% de beneficios.

 

pros_y_contras_invertir_en_viviendas.jpg

 

  • La amplia oferta: Tras la crisis económica en la que el sector se estancó durante unos años, el stock de viviendas es muy amplio y, por lo tanto, existe una enorme oferta inmobiliaria. Esta es una ventaja para el inversor, puesto que puede elegir la tipología de vivienda que mejor se ajusta a sus intenciones. Por ejemplo, puede optar por colocar parte de su capital en apartamentos de vacaciones, en locales para oficinas o en plazas de garaje. Todas estas ofertas tienen mucho potencial si la intención es alquilarlas; si en cambio se prefiere vender, es preferible decantarse por comprar viviendas en grandes urbes como Madrid, Barcelona o Valencia.

 

  • El stock en el mercado: De nuevo, la crisis económica repercute de manera ventajosa en aquellas personas que quieren invertir en vivienda, ya que la poca venta de los últimos años ha derivado en que exista un importante stock de casas en nuestro país. Las inmobiliarias de bancos como el BBVA o el Santander cuentan con una importante cartera de propiedades de las que quieren deshacerse, por lo que presentan unos precios muy interesantes. Este momento, por tanto, es idóneo para destinar capital a la compra de propiedades inmobiliarias, ya que la recuperación de la inversión está prácticamente garantizada.

 

Contras de la inversión en viviendas:

 

  • La escasa demanda actual: Pese a que la recuperación económica del país y del sector inmobiliario está en marcha, todavía se encuentra en una etapa de incertidumbre y vaivenes que provoca que mucha gente aún no se atreva a comprar viviendas. Esto desemboca en una demanda reducida de inmuebles, ya que la mayoría de la gente en la actualidad se está decantando por el alquiler más que por la compra. Todo aquel que decida invertir en vivienda debe ser consciente de este aspecto, ya que si su intención es revender, deberá esperar unos años para poder rentabilizar la compra.

 

pros_y_contras_inversiones_vivienda.jpg

 

  • Los impuestos por la compra: La fiscalidad por la adquisición de vivienda es bastante elevada, por lo que antes de decidirse por esta inversión es conveniente hacer números y tener en cuenta todo lo que se va a tener que tributar en la declaración de la renta. Si lo que se compra es una vivienda de obra nueva, se deberá pagar en torno a un 10% de IVA; mientras que si es una propiedad de segunda mano lo que se paga es el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), que en función de la comunidad autónoma en la que se encuentre oscilará entre el 6 y el 10%. Además, a todo ello hay que sumar el IBI y los demás gastos derivados de la compra, como tasación, notario, etc.

 

  • La inestabilidad general: Aunque ya se habla de recuperación económica a todos los niveles, lo cierto es que esta todavía es muy leve y la gente de a pie aún no la percibe. Eso provoca que sean reacios a invertir grandes cantidades económicas. Los principales motivos son el miedo a la pérdida del empleo y el difícil acceso al crédito, ya que los bancos han endurecido mucho en los últimos tiempos las condiciones hipotecarias. Todo esto, sumado a los interesantes alquileres que hay en la actualidad, culmina en que la mayoría de personas apuesten actualmente por el alquiler antes que por la compra. Aún así, las personas con liquidez económica siempre se decantarán por la adquisición, pues España tradicionalmente es considerado un país de compradores.

 

Aunque el mercado puede que todavía no se encuentre lo suficientemente maduro, invertir en vivienda siempre es una buena opción. Sólo hay que dar con la propiedad adecuada y en eso Seanest puede ser de gran ayuda.

 

Suscribite a nuestro blog

Siente la Costa Blanca

Suscríbete y recibirás información sobre el sector inmobiliario, contenidos interesantes sobre Calpe y sus alrrededores, ofertas y mucho más.