Seanest - Jan Van Parijs Propiedades

Mini guía para vender una vivienda: consejos y trucos

¿Necesitas renovar tus técnicas de venta? Hemos elaborado una mini guía para ti con consejos y tips para inmobiliarias con los que vender más rápido las casas.

 

“Cada maestrillo tiene su librillo”, pregona el dicho popular español. Nosotros nos hemos propuesto que todos los agentes inmobiliarios cuenten con un mismo documento de cabecera que les haga el trabajo diario un poco más fácil y, para ello, hemos confeccionado esta mini guía con tips para inmobiliarias con los que vender mucho más rápido las propiedades que tienen en cartera. Consejos, trucos y algunos errores a evitar es lo que encontrarás en este artículo. ¡Ponte cómodo y, sobre todo, toma nota!

 

Tips para inmobiliarias con los que vender más

Pese a que muchos expertos defienden que vender una casa es un proceso que tarda unos nueve meses en llevarse a cabo, lo cierto es que no hay ningún dato oficial que corrobore esta afirmación. El éxito a la hora de vender una vivienda reside en varios aspectos como la destreza del agente, el estado del inmueble y la demanda del mercado. Pero siempre hay una serie de variables que ayudan a acelerar el proceso. Te contamos cuáles son a continuación:

 

  • Valora las viviendas correctamente:

Conocer la situación del mercado inmobiliario y saber adaptarse a él es algo más complejo de lo que puede parecer a priori. Para hacerlo bien, lo mejor es solicitar a un experto un análisis comparativo para saber qué precio se está pidiendo por cada tipo de vivienda (más grandes, más pequeñas, en la ciudad o en el extrarradio, áticos, loft, dúplex…). Este es un punto en el que se suele fallar a menudo porque el vendedor acude a la inmobiliaria con una idea preconcebida de lo que es su casa, y el agente, por no perder la operación, no le saca de su error.

 

Mini_guia_inmobiliaria_para_vender_una_vivienda_consejos_y_trucos.jpg

 

  • Aplica un plan de marketing:

En la actualidad, ante la alta competencia que existe en el mercado del ladrillo y la amplitud de la oferta inmobiliaria, no vale con colgar un cartel en el escaparate de la agencia o en el balcón de la vivienda con el clásico mensaje de ‘Se Vende’.Todo profesional del sector debe aplicar un plan de marketing inmobiliario con el que promocionar la casa con medidas como publicitarse en portales de internet como Idealista, emplear las redes sociales para su difusión, realizar fotografías profesionales o apoyarse en técnicas como el Home Staging, entre otras cosas.

 

  • Estudia si se pueden realizar mejoras:

Aunque muchos propietarios se niegan a realizar reformas o invertir dinero en una vivienda que quieren vender, tu labor como agente inmobiliario es asesorarles y convencerles de lo contrario si crees que dichas medidas van a acelerar el proceso de venta. Arreglar pequeños desperfectos, despersonalizar la vivienda retirando fotografías y cuadros, pintar el inmueble en tonos neutros, limpiar profundamente la casa… Son medidas sencillas que, a pesar de que requieren una inversión previa por parte del vendedor, después podrán rentabilizar con la venta.

 

  • Evita que los propietarios estén presentes en las visitas:

Puede parecer una tontería pero muchos futuros compradores se sienten incómodos ante la presencia de los dueños del inmueble. Cohibirse a la hora de opinar, miedo a tocar o probar los objetos que se encuentran en la vivienda o reprimirse a la hora de hablar con el agente son algunas de las actitudes que suele provocar la presencia de los propietarios. Por ello, es preferible que éstos se mantengan al margen de las visitas para poder negociar libremente y poner en marcha las distintas técnicas de venta.

 

Mini_guia_para_vender_una_vivienda_consejos_y_trucos.jpg

 

  • Encárgate de la documentación:

Si algo echa para atrás a muchos compradores a la hora de afrontar un proceso de compra es el papeleo. Bien por desconocimiento o bien por falta de tiempo los inversores prefieren que haya una persona que se encargue de esos temas. Así que da un paso al frente y adelántate a sus demandas teniéndolo todo preparado. Cita con el notario, escrituras, cambio de nombre en el registro de la propiedad… Son pasos por los que todo comprador tiene que pasar y en los que un agente puede ser de mucha ayuda.

 

  • Saca a relucir siempre los aspectos positivos:

Puede parecer una obviedad pero muchos agentes no saben “vender” lo suficientemente bien las bondades de una casa. A los futuros compradores siempre se les va a ir la vista hacia lo que no les gusta o los desperfectos. Para contrarrestar dichos inconvenientes, lo mejor es sacar a relucir los puntos positivos de una vivienda, pues siempre los hay. Por ejemplo, si la cocina es pequeña, intenta centrar la atención en la equipación que lleva, la calidad de los electrodomésticos e, incluso, de los materiales. Otra buena opción para rebatir dicho argumento es la limpieza: cuanto más pequeño, menos habrá que limpiar.

 

 

  • Rehuye las prisas y el nerviosismo:

Apelando a otro refrán español que dice que las prisas no son buenas consejeras, en la industria inmobiliaria esta es una verdad como un templo. Por mucha necesidad que tenga el vendedor de deshacerse de la vivienda es importante no transmitir esto a los interesados, ya que lo único que se conseguirá es una operación a la baja. Muéstrate paciente, relajado y saca tu lado más profesional. Si las cosas se complican siempre puedes jugar la carta de que hay más personas atraídas por el apartamento para presionar a los más indecisos. 

 

Suscribite a nuestro blog

Siente la Costa Blanca

Suscríbete y recibirás información sobre el sector inmobiliario, contenidos interesantes sobre Calpe y sus alrrededores, ofertas y mucho más.