Seanest - Jan Van Parijs Propiedades

Código ético para un agente inmobiliario

Los profesionales de Real Estate tienen un trabajo con mucha responsabilidad, por lo que un código ético es básico para regular la labor de los agentes inmobiliarios.

 

El mercado inmobiliario tiene ciertos vacíos legales que dificultan su regulación, así que generalmente se recurre a la ética de los profesionales para llevar a cabo un buen trabajo. Aunque la regulación de este tipo de ámbitos corresponde a cada comunidad autónoma, desde la Unión Europea y también a nivel estatal se han promulgado unos códigos deontológicos que reglamentan la buena praxis de los agentes inmobiliarios, así como del resto de actores del sector.

 

Como son documentos bastante extensos, a continuación te resumimos los principales puntos que pueden repercutir en el día a día laboral de un agente y que pueden servirte de guía a la hora de vender una vivienda adecuadamente:

 

  • Fidelidad a los clientes: Los agentes inmobiliarios prestan servicios a clientes, bien a los que intentan vender una propiedad como a los que intentan comprarla. Por ello, en la mayoría de ocasiones se encuentran en un cruce de intereses. Ante estas situaciones deben proteger siempre a sus clientes pero ofreciendo un trato justo a todas las partes intervinientes en el proceso.

 

  • Información veraz: Muchas veces, los clientes de las inmobiliarias son personas que desconocen los entresijos y el funcionamiento de este sector, por ello es deber del agente informarle de manera objetiva de todos los pasos que hay que dar tanto en la compra como el venta de un inmueble. Nunca se debe ocultar información ni tergiversarla en beneficio propio, pues se estaría incurriendo en un delito.

 

codigo-etico-agente-inmobiliario

 

 

  • Protección de datos: En la industria de Real Estate se manejan datos muy importantes, así como cantidades económicas bastante elevadas. La protección de este tipo de información es algo esencial en un profesional si se desea ofrecer un buen servicio. Un mal uso de estos datos puede derivar en problemas legales e, incluso, penales.

 

  • Publicidad objetiva: Tiempo atrás una práctica muy extendida entre la profesión era realizar publicidad engañosa. Fotografías de propiedades que no se correspondían con la realidad, datos inflados para resultar más atractivos, precios desorbitados por encima de lo que se estaba demandando en el mercado… En la actualidad este tipo de prácticas han sido reguladas y está totalmente prohibido mentir en los anuncios.

 

 

  • Acuerdos por escrito: Aunque parezca algo obvio, es más común de lo que parece el surgimiento de disputas entre agentes y clientes debido a que se han pactado medidas de forma oral, sin plasmarlo por escrito. En un tema tan delicado como el de la compraventa de inmuebles es fundamental que todo quede perfectamente establecido en un documento bajo notario en el que conste la firma de todas las partes implicadas.

 

codigo-etico-agente-inmobiliario

 

  • Administración económica: Es bastante habitual que los agentes inmobiliarios en algún momento del proceso de compraventa deban manejar dinero facilitado por sus clientes. En este sentido, están obligados a realizar una buena administración y uso de este, rindiendo cuentas en todo momento al cliente y manteniéndole informado sobre en qué se está invirtiendo dicha cantidad económica.

 

  • Conflicto de intereses: No es conveniente que un agente inmobiliario represente inmuebles en los que tiene algún tipo de interés personal o económico, pues se pondría en entredicho la objetividad de los servicios prestados. El único caso en el que se podría realizar es si se comunica expresamente al cliente y este acepta sin reparos la situación.

 

  • Respetar a la competencia: Por rocambolesco que suene, muchas agencias inmobiliarias y profesionales del sector consiguen sacar adelante sus negocios difamando a la competencia. Esta práctica está totalmente prohibida según el código ético inmobiliario que tacha el menosprecio a los compañeros de profesión como una falta grave que puede ser penada.

 

  • Transparencia en los honorarios: Los profesionales inmobiliarios puede convenir de manera libre las cantidades de sus honorarios, así como el modo de pago. Sin embargo, sí que deben ser claros con los clientes en este sentido. Es decir, antes de firmar un contrato entre las dos partes, se debe explicar detalladamente cuál será la remuneración del agente. Es adecuado que estos se encuentren en consonancia con lo que se está pidiendo desde el resto de empresas del sector.

 

En Seanest seguimos a rajatabla esta regulación que enmarca el buen hacer de los distintos profesionales que trabajan en este ámbito. Es así como a lo largo de los años hemos granjeado nuestra reputación de empresa seria, transparente y de confianza. En Seanest contamos con los mejores profesionales de Real Estate de la Costa Blanca y buscamos ampliar nuestra cartera de agentes inmobiliarios. ¿Estás interesado? ¿Por qué no le das un vistazo a nuestras propiedades en Calpe y alrededores?

 

Suscribite a nuestro blog

Siente la Costa Blanca

Suscríbete y recibirás información sobre el sector inmobiliario, contenidos interesantes sobre Calpe y sus alrrededores, ofertas y mucho más.