Seanest - Jan Van Parijs Propiedades

Cómo ahorrar en casa de forma sostenible

Con la llegada del frío los hogares disparan su consumo energético. Si quieres ahorrar en la factura de la luz y tener una vivienda más sostenible, sigue estos trucos.

 

En invierno el consumo energético se dispara debido a la bajada de temperaturas, con lo que el precio de la factura de la luz también incrementa considerablemente. Según el estudio ‘Análisis de los precios de la electricidad en la Unión Europea y en Estados Unidos: una perspectiva española’, elaborado por David Robinson de The Oxford Institute of Energy Studies, entre 2008 y 2014 el coste de la electricidad en España aumento un 52%. Es decir, en la actualidad pagamos más del doble por la factura de la luz que hace ocho años.

 

Estas cifras hacen que muchas familias españolas tengan la necesidad de ahorrar en casa para no tener gastos tan elevados a final de mes. Si, además, este ahorro se puede hacer de una manera sostenible mucho mejor porque, al mismo tiempo que economizamos, también contribuimos a reducir la contaminación en el hogar. Así que, si quieres tener una vivienda más sostenible este invierno, aquí van algunos trucos para que lo consigas:

 

  • Utiliza bombillas de bajo consumo: En la temporada invernal los días son más cortos, por lo que necesitamos más luz en casa. Para no excederse en el uso de lámparas y otros aparatos de iluminación, lo mejor es sustituir las tradicionales bombillas por otras de bajo consumo o LED. Aunque el coste de estas es mayor, duran mucho más en el tiempo y reducen el consumo de energía.

 

  • Desactiva el modo ‘stand by’: Aparatos electrónicos como los televisores o los microondas tienen una funcionalidad conocida como ‘modo de espera’ o ‘stand by’. Esto se da cuando apagamos el dispositivo en cuestión sin desenchufarlo de la luz. Aunque pensemos que el electrodoméstico está apagado, lo cierto es que continúa consumiendo energía, y mucha más de lo que pensamos. Una sencilla práctica como desenchufar de la toma de corriente este tipo de aparatos por la noche puede suponerte un ahorro importante.

 

  • Electrodomésticos de eficiencia energética: En los últimos años se viene clasificando a los electrodomésticos bajo un criterio de eficiencia energética. Este rango va desde la calificación A+++ (son los más eficientes) hasta la D (son los que tienen un mayor consumo de energía). Es conveniente que conforme vayas renovando los electrodomésticos de tu hogar apuestes por los que tienen una calificación A+ o superior, ya que aunque sean más caros te permitirán reducir posteriormente el coste de la factura eléctrica.

 

 

  • Controla la temperatura de la calefacción: Los instrumentos de calefacción como radiadores o aparatos de aire acondicionado frío/calor son lo que más usamos en invierno y, por lo tanto, los que más engrosan las facturas. Para evitar este acusado ascenso es conveniente que la temperatura siempre se encuentre entre los 19 y los 21 grados, pues si la ponemos más alta se produce un aumento en el consumo de entre el 6 y el 9%. Es preferible tenerla más tiempo encendida a 21 grados que poco tiempo pero a temperaturas muy elevadas.

 

  • Únete a una cooperativa o apuesta por energías renovables: Está comprobado que una gran parte de lo que pagamos en la factura de la luz son impuesto, así como márgenes de beneficio para las compañías eléctricas. Por ello, es recomendable contratar el servicio eléctrico con una cooperativa donde los precios son sustancialmente más bajos. También es aconsejable apostar por energías renovables como la solar o la eólica que son más sostenibles y más baratas.

 

  • Contrata la tarifa nocturna: ¿Pasas la mayor parte del día fuera de casa? Entonces te interesa contratar la tarifa nocturna. Esto quiere decir que entre las 10 de la noche y las 12 del mediodía el consumo energético es mucho más barato, mientras que el resto de horas del día es un poco más caro. Además de economizar, esta tarifa te permitirá cambiar tus hábitos, pues aprovecharás la noche o las primeras horas de la mañana para poner lavadoras, el lavaplatos, etc.

 

 

  • Mejora los aislamientos de tu casa: Ventanas, puertas y techos son los puntos débiles de las viviendas en este sentido. Es decir, por ellos se filtra la temperatura exterior y hace que nuestras casas estén más frías en invierno y más cálidas en verano. Para evitar que esto suceda se pueden tomar pequeñas medidas como colocar toallas en los bajos de las puertas y ventanales para evitar que se filtre el aire por las rendijas, ventilar la casa al menos durante diez minutos al día o abrir las cortinas durante las horas de sol para que se caliente el inmueble.

 

Si vives o tienes un apartamento en una zona de costa como por ejemplo, la Costa Blanca, es conveniente que sigas estos consejos, ya que en estas áreas los niveles de humedad son mayores y, por lo tanto, la sensación de frío en invierno es mucho mayor. Con ello conseguirás una casa mucho más sostenible, además de suponer un importante alivio para tu bolsillo.

Suscribite a nuestro blog

Siente la Costa Blanca

Suscríbete y recibirás información sobre el sector inmobiliario, contenidos interesantes sobre Calpe y sus alrrededores, ofertas y mucho más.